Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google

Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google

El nombre de Google Fuchsia ha estado resonando durante los últimos días en toda la red. Empezó siendo una pequeña curiosidad encontrada en los repositorios de la empresa del buscador, pero el sólo imaginar las implicaciones que podría tener el proyecto a largo plazo ha hecho que todos queramos saber más sobre él cuanto antes.

De momento sólo sabemos algunos detalles de lo que podría llegar a ser este nuevo proyecto: un sistema operativo que no está basado en Linux como Android y Chrome OS, y que a diferencia de estos promete ser convergente y funcionar en todo tipo de dispositivos. Pero antes de dar nada por sentado, más vale que aclaremos qué es, qué no es, y qué se puede esperar de este nuevo proyecto.

Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google 1

¿Qué es Google Fuchsia?

Fuchsia es un nuevo proyecto aparecido en los repositorios Git de Google. En uno de los documentos del repositorio aparece la descripción que ha vuelto loca a la red: “Rosa + Púrpura == Fucsia (un nuevo Sistema Operativo)”. Vamos, que aunque aún no sabemos cual va a ser su finalidad, queda claro que Google ha empezado a desarrollar un nuevo sistema operativo.

Navegando entre los repositorios nos encontramos una referencia al Kernel que utilizará: Magenta. Está basado en LK (LittleKernel), un microkernel diseñado para el Internet de las Cosas, pero en la documentación podemos leer que sólo es una base sobre la que están creando muchas más capas propias. Esto quiere decir que el Kernel Magenta será mucho más avanzado y tendrá más funciones que LittleKernel.

Siendo el Kernel el motor principal de un sistema operativo, y viendo que por primera vez Google no está basándose en Linux como hace con Android y Chrome OS, esto supone que en este nuevo proyecto tendrán un control aún mayor sobre todas y cada una de las operaciones que realizará el sistema operativo debajo del capó.

Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google 2

En un principio no nos queríamos emocionar pensando que, al basarse en un Kernel dirigido al IoT, Fuchsia también podría estar orientado a ese tipo de usos. Pero en la documentación leemos claramente que el Kernel Magenta está dirigido a los teléfonos y ordenadores personales modernos con procesadores rápidos.

Por último, el lenguaje de programación principal de este nuevo operativo será Dart, uno propio de Google. También soporta Flutter para crear su UI, lo que quiere decir que Google parece tener esperanzas de darle una interfaz basada en las líneas de diseño de Material Design, las mismas que utiliza en Android y lleva a Chrome.

¿Qué se puede esperar de él?

Sobre el papel parece que Google quiere sumarse a Microsoft y Canonical en la carrera por crear un sistema operativo convergente capaz de utilizarse en diferentes dispositivos. En vez de hacerlo fusionando Android y Chrome OS como viene rumoreándose desde hace años, podrían intentar empezar desde cero con un nuevo proyecto.

De ser así, la ambición de Google podría ser la de sustituir sus dos sistemas operativos actuales. El primer paso sería por lo tanto el de crear una gama de dispositivos diferente a la Nexus y Pixel que apostase por él, con la esperanza de tener el suficiente éxito como para que el resto de grandes fabricantes también vayan adoptándolo.

Sea como fuere, la mención de los teléfonos y ordenadores con potentes procesadores parece indicar que la apuesta será grande. De hecho, las referencias en su documentación a un sistema modular indicarían que siendo un único sistema operativo, podría adaptarse a cada hardware teniendo funciones únicas dependiendo de dónde sea utilizado.

Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google 3

Google ha demostrado en los últimos años que es capaz de lo mejor y de lo peorcon sus nuevos proyectos. Por eso, en el mejor de los casos podríamos estar ante el futuro sustituto de Android, aunque también cabe la posibilidad de que acabe siendo un juguete roto como Google+. Otros sistemas como Windows Phone, Ubuntu Touch o Firefox OS han intentado sin éxito rascar algo de cuota de mercado, habrá que ver qué hace Google para que la fuerza de Android no le haga la vida imposible a su nuevo proyecto.

¿Será capaz de reutilizar aplicaciones de Android? ¿Tendrá drivers de terceros para poder jugar con la potencia de Windows 10? Es difícil especular con solidez teniendo una base tan pequeña, por lo que será mejor que esperemos unos cuantos meses a ver cómo avanza el proyecto y si Google decide presentarlo o empezar a hablar sobre él.

¿Tú que opinas al respecto?

WhatsApp Envíanos un mensaje