Dopaje Tecnológico

Dopaje Tecnológico

Motores y llantas magnéticas: continúa el dopaje tecnológico

 

Durante la disputa de la Strade Bianche varios ciclistas podrían haber incurrido en dopaje tecnológico al llevar motores en sus bicicletas, según informa el portal Cyclingnews. En un vídeo difundido en el programa de la televisión francesa Stade 2 y un reportaje a dos páginas que apareció este domingo en el Corriere della Sera, publicados por los periodistas Thierry Viladry y Marco Bonarrigo, se confirma que aún se usan motores escondidos en carreras profesionales, algo que se ha descubierto gracias a detectores de calor. Algunos mecanismos aparecen en el interior del tubo del asiento y otros en los cambios de la bici. No aparece el nombre de ningún corredor.

1460962559_527045_1460962728_sumario_grande

En el documental se recogen imágenes en las que posiblemente haya un motor escondido en las bicicletas y también el testimonio de Davide Cassani, que mostró en 2010 la existencia de este tipo de mecanismos durante el Giro de Italia 2010, además de aparecer imágenes de un posible uso de bicicleta con motor por parte de Fabian Cancellara en el Tour de Flandes y en la París-Roubaix de 2010, además de imágenes de Chris Froome durante la subida a la Pierre Saint-Martin en el Tour de 2015. La televisión francesa puso una cámara térmica en la Strade Bianche y en algunas bicicletas se apreciaba más calor en los cambios que en otras.

Thierry Viladry le enseñó las imágenes al presidente de la Unión Ciclista Internacional, Brian Cookson, quien miraba atónito las imágenes y confesó. “No puede haber una explicación para esto que no sea una ficción, no es posible”. Y preguntado sobre si reconocía o no que había motores en esas bicicletas, Cookson no tuvo más remedio que asentir.

Vildary y Bonarrigo hablaron con el ingeniero húngaro Istvan Varjas, presunto creador de los motores escondidos, y explicó que los motores escondidos miden 5 cemtímetros de largo y tienen un peso ligero, pero pese a ello pueden aumentar la potencia en 250 vatios. El mecanismo se puede ajustar en el fondo del asiento o en el cambio. Para Varjas, es un instrumento “perfecto para atletas con alta cadencia de pedaleo”.

No sólo preocupa el uso de motores. Varjas avisó que la forma más avanzada de dopaje mecánico se esconde en las llantas de fibra de carbono con la presencia imanes de neodimio que pueden producir hasta 60 vatios de potencia. El mecanismo se puede accionar a través de bluetooth y sólo podrían ser detectadas por un potente campo magnético. Este imán espiral es conducido por una batería que se esconde en el asiento y que ayuda a producir 60 vatios de potencia.

La UCI introdujo normas y ordenó la revisión de las bicicletas a principio de cada prueba. Gracias a estos controles, se descubrió el caso de dopaje tecnológico de la belga Femke Van den Driessche en los Mundiales de Ciclocross celebrados en Zolder el pasado mes de enero. A raíz del caso de Van den Driessche, numerosos ciclistas como Bradley Wiggins, Greg Lemond y Chris Froome, cuestionado durante el pasado Tour de Francia por un supuesto uso de uno de estos motores, alzaron la voz y denunciaron el uso de motores en pruebas profesionales.

La UCI envió un comunicado a Cyclingnews ante las informaciones aparecidas estos últimos días, y destacó que “el método más efectivo, fiable y exacto han resultado ser los tests de resonancia magnética usando un software que hemos creador en colaboración con una compañía de especialistas en desarrollo. El escaneo se hace con una tableta y activa un operador para revisar el cuadro y las ruedas de la bicicleta en menos de un minuto”. Estas imágenes de la revisión con escáneres en las tabletas aparece en el documental y se realizaron antes del inicio de la París-Roubaix.

WhatsApp Envíanos un mensaje